Martin Kay, profesor de Lingüística de la universidad de Stanford, conceptualizó la memoria de traducción por primera vez en su influyente artículo «The Proper Place of Men and Machines in Language Translation». Una memoria de traducción (MT) es una base de datos que almacena «segmentos»: el texto de origen y su traducción correspondiente. El texto puede estar formado por oraciones, párrafos o enunciados como los títulos de una página web.  Desde las primeras investigaciones de Martin Kay, el uso de la memoria de traducción se ha generalizado en todo el sector, incorporándose a los sistemas de gestión de traducciones, los motores de traducción automática, las herramientas TAO, etc.  Entre sus beneficios más importantes, se encuentran los siguientes:

Acelera la comercialización. Los traductores pueden traducir hasta un 300 % más rápido gracias a las memorias de traducción y herramientas TAO que admiten las respuestas predictivas.

Reduce los costes de traducción. Al emplear una memoria de traducción, el contenido ya localizado no tiene que volver a traducirse.  Además, no se necesita traducir desde cero las coincidencias parciales (una escala gradual de correspondencias entre segmentos), lo que se deriva en un menor coste por la edición. Como resultado, se obtiene un ahorro de costes, con el tiempo, de hasta un 50 %.

Aumenta la coherencia de la marca y del mensaje. A medida que los segmentos de la memoria se reutilizan en todo el contenido con la terminología y los términos de marca aprobados, con el tiempo se fortalece la coherencia de las traducciones. En consecuencia, se alcanzan una mayor afinidad de la marca y una gran satisfacción del cliente.

¿Qué diferencia a la memoria de traducción de Cloudwords?

Gestión centralizada. OneTM, la memoria de traducción patentada de Cloudwords, se gestiona de forma segura en nuestra plataforma SaaS. Esta memoria se actualiza casi en tiempo real, lo que permite efectuar diversos procesos de traducción: los traductores o proveedores de servicios lingüísticos traducen contenido o llevan a cabo una posedición después de la traducción automática.

Uso ilimitado. Nuestras tarifas de suscripción proporcionan a cada cliente la posibilidad de almacenar y utilizar una cantidad ILIMITADA de memoria de traducción. Los clientes obtienen un retorno de la inversión (ROI) cada vez mayor a medida que se traduce más contenido y crece la memoria de traducción.

Propiedad de IP. La memoria de traducción pertenece al cliente, que puede buscar contenido, modificarlo y exportar la memoria en cualquier momento.

Escala en la nube. Cloudwords conserva más de 2000 millones de segmentos en nombre de sus clientes, con un valor estimado de más de 250 millones de dólares en activos. Nuestra plataforma puede satisfacer las crecientes necesidades de procesamiento y almacenamiento de los clientes.

Elaboración de informes. Cloudwords proporciona informes detallados para que los gestores de proyectos vean cuánta memoria de traducción se está aprovechando.

Estándar del sector. Cloudwords aprovecha el estándar Translation Memory eXchange (TMX) del sector para importar y exportar memorias de traducción.

¿Por qué debe tratar las memorias de traducción como un activo corporativo?

El valor de las memorias de traducción crece con el tiempo a medida que se traduce más contenido. En el caso de algunos de nuestros clientes, la memoria de traducción está valorada en más de 10 millones de dólares. ¿Se alegraría el director de seguridad o el director financiero de su empresa al saber que un activo de este valor está en manos de un tercero, que la empresa no tiene acceso directo a él o que no se utiliza a fondo?

Pruebe Cloudwords hoy mismo